¨You can´t go forcing something if It´s just not right…¨

Llegué a tu vida para que cagues la mía. Qué loco, ¿no? 

Bueno, convengamos que yo también cagué tu vida, pero ¨fue sin querer queriendo¨. Y en todo caso, vos quisiste. O no, pero la cuestión es que me dejaste hacerlo. Me dejaste acá.

Cuando no hacés más que quejarte pero a la vez demostrás cariño, mi cabeza no entiende nada. Imaginate mi corazón (bueno, mi cabeza, dejando de lado la poética. Convengamos que allí y solo allí se alojan los sentimientos). Convengamos que me volvés loca, convengamos que sacás lo peor de mí…

…Convengamos que los sentimientos encontrados no son de lo mejor que uno pueda sentir. De hecho, es lo peor que se puede sentir. Esa ambigüedad indiscernible entre el amor (!) y el odio. Esa confusión constante. Esas ganas de abrazar e insultar al mismo tiempo. 

Me pregunto si alguna vez dejaré de ser víctima de este sentimiento y realmente lo dudo. Y sin embargo no hay nada que me interese hacer para cambiarlo. Creo que me he acostumbrado. Pero de poder elegir, elegiría odiarte. Porque amarte me cuesta demasiado…

Anuncios

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s