De frases y otros dichos III (¨A veces, el que NO busca, encuentra…¨)

Se dice que el que busca encuentra. Yo, por mi parte, hace unos años he cambiado esta premisa por la que titula este post: ¨A veces, el que no busca, encuentra…¨

¿Por qué? Bueno, la historia del porqué ahora se me antoja tan cursi como estúpida, por lo que no pienso mencionarla. Pero más allá de eso aún mantengo, sostengo y utilizo esta frase muy a menudo.

Sucede con lo más simple, como el hecho de convertirnos en una bola de nervios cuando no encontramos, por ejemplo, las llaves. Basta con tomarnos un minuto para abandonar la búsqueda para que las susodichas aparezcan (quizá allí donde ya habíamos buscado anteriormente…)

Sucede entonces con tantas otras cosas (materiales como inmateriales): desde ese libro que creíamos perdido hasta que el amigo que lo tenía se aparece con él disculpándose por haberlo retenido tanto tiempo, hasta esa persona que creías que jamás aparecería en tu vida porque sólo vivía en tus sueños como una mera ilusión, o ese empleo que tanto perseguiste inútilmente hasta abandonarlo y que luego aparezca de repente, casi como si se tratase de una broma.

A veces es suficiente con dejar de pensar tanto en algo para que ocurra (ahora que me leo, esto se aleja mucho de la famosa ¨Ley de atracción¨, ¿no?). No digo que las cosas están previstas para nosotros y que haya que dejar de buscarlas porque ya llegarán y, si no, es porque no tenía que ser.

Tampoco digo que no haya que perseguir lo que uno quiere… todo lo contrario. Como ya dije, no creo que las cosas lleguen a nosotros por el simple hecho de imaginarlas.

Sólo digo que hay cosas que ocurren que parecen extraordinarias. Ésas que no sabés si rotularlas como casualidades o causalidades. Ésas que no esperás que sucedan, pero terminan sucediendo. Y en el momento menos pensado.

En mi caso, mientras más me he ¨obsesionado¨ con algo, más lo he alejado de mí. Ya sea un apunte de la facultad que no encontraba, como esa persona que vivió desde el anonimato en mi cabeza por tanto tiempo. Y cuando dejé de pensar en esas cosas, fue cuando aparecieron ante mí… como de casualidad.

Es por eso que digo que, a veces, que el que no busca, encuentra…

Anuncios

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s