Coincidencias.

Se repiten ojos, se repiten labios, se repiten risas (!) y también sonrisas.

Se repiten cabellos, se repiten vestuarios, se repiten bromas, se repiten ánimos.

Se asemejan esperas, se asemejan diálogos, me asemejo yo a todo lo anterior.

Se copian palabras, se calcan caricias, se obvian pretextos y sobran algunos mas.

Todo avanza, todo avanza, todo avanza y a veces voy.

Y si todo se detiene, aquí me quedo yo.

Anuncios

Mucha gente.

Esta tarde hice tiempo en una esquina muy concurrida (cruce de dos avenidas) y vi mucha gente pasar mientras esperaba a alguien. Cruce muchas miradas con hombres, mujeres, nenes y hasta perros. Vi mucha gente pasar, y me asombro pensar en el hecho de dos personas que se eligen mutuamente entre tantas personas habidas y por haber, entre tanta gente que nos cruzamos y quizás nunca mas volvamos a ver. Personas que con un cruce de miradas momentáneo pueden quedar encantadas de por vida…

Pensé en nosotros y en el tiempo de vida que compartimos. Pensé que en su momento también nos elegimos. Pensé que también en otros tiempos elegimos y elegiremos a otras personas. Y que las elecciones se rehacen, se modifican, o que si y no se vuelven a tomar dos veces de la misma manera.

Las gente seguía corriendo delante de mis ojos, yo quieta apoyada contra una pared y con la música en mis oídos dándole a la situación un aire de videoclip tridimensional. Todo sucedía en fast forward, y de repente te atravesaste delante mio y la realidad, el suelo bajo mis pies y el olor a palosanto del vendedor de la esquina me dieron un cachetazo.

Cosas.

La mujer se enoja porque el hombre deja subida la tabla del inodoro, pero ellos jamas se ofendieron cada vez que la encontraron baja.

Las mujeres pueden tomarse el tiempo que quieran para responder un mensaje de Whatsapp, pero el hombre debe hacerlo de inmediato porque sino es un desconsiderado. Ah, y si la mujer contesta enseguida es una desesperada, y si el tipo contesta de una es un goma.

Las mujeres que invitamos a salir a un tipo que nos gusta somos unas desesperadas, pero si lo hacen ellos son unos divinos (esta concepción con el tiempo demuestra lo contrario, en la mayoría de los casos).

El tipo que cocina todas las noches es un dominado, las mujeres que realizamos tareas domesticas “de hombres” nos hacemos las superadas. Así como la mujer que no sabe cocinar no sirve para nada y el tipo que no cambia una lamparita es un inútil.

Los hijos de padres separados deben quedarse en casa de la madre.

La mujer que se consigue un hombre que la mantenga esta bien aceptado, el hombre que engancha con una que lo mantenga es un vago de mierda.

La nena que juega fútbol es rarita. El nene que hace danza también.

Cuanta pelotudez arraigada que me enorgullezco de no compartir…

Rosa.

Quizás las rosas mas bellas tienen las espinas mas peligrosas, mas afiladas, las mas punzantes. Porque nadie sospecharía de la ingenuidad de lo bello, entonces es cuando todo sorprende y duele mas.

Todos se alejarían de la ruda, deprimida y olorosa, que no digo que no pueda herir, pero probablemente cuente con menos posibilidades de hacerlo que su competidora carmín.

La rosa es demandante, como la de El Principito. Es orgullosa y persistente, y cuando no puedas mas con ella querrá que guardes sus restos marchitos entre las hojas de algún libro, para seguir siendo bella mas allá de la muerte. Y jamas olvidada…

Actual.

La anti-chongos, la que se descarga aplicaciones para conocer gente esperando mucho mas que un garche, la que ve un flaco que le gusta y se idiotiza como adolescente, la que no puede salir con mas de un chico al mismo tiempo porque se encariña enseguida, la que respeta la cita como tal pero siempre espera algo mas, pero también la que respeta si algo mas no sucede…

No soy chapada a la antigua, soy poco conservadora, valoro ante nada la libertad. No hablo sin experiencia, se muy bien lo que es “estar por estar”, divertirse solo un día (o una noche)… y no me gusta demasiado. Lo se desde el antes, el entonces me gusta un poco y el después es odioso.

Una puede ser viva sin poder hacerse la viva.

Una puede elegir (condiciones externas) y sin embargo a veces no puede hacerlo (condiciones internas).

Una puede querer con todas las fuerzas, y no poder con mas intensidad.

Fugaz.

Me gusta un comenta. Me gusta una estrella fugaz.

Voy a perseguirla para que no escape, cielo arriba. Voy a perseguirla hasta que tengamos que desaparecer en la inmensidad del cielo.

Voy a perseguirla de cerca para no perderla de vista, para que no se mezcle con el resto de cometas y me confunda con cualquier otra.

Porque tan rápido como apareció, tan rápido puede desaparecer. Y es lo que ha de suceder, por su naturaleza hermosa y caduca…

Decir que si.

Tener el si fácil significa pronunciarlo ligeramente, lo que es inversamente proporcional a la seguridad (o ganas) que se siente al hacerlo.

Tener el si fácil  es muchas veces querer dejar contento al otro, a costa de nuestra propia insatisfacción o hinchazón de pelotas, hablando mal y pronto. Es tener que fumarse situaciones no deseadas para evitar otras aun menos deseadas. Es pensar “Lo hago por el después”, sabiendo que el otro no se entera del enorme sacrificio que supone para uno decir que si.

Es bastante molesto y es una situación de la que no se escapa con solo querer hacerlo. Tener el si fácil es algo que seguramente viene arraigado a nuestra persona de parte de alguien mas, anterior a nosotros. Es una voluntad superior que nos condiciona a no querer enfrentarnos a reclamos constantes de parte de personas que no saben comprender el deseo ajeno, que muchas veces no  es compartido.

Y como siempre hay una primera vez para todo, también existe ese día en el que se dice que NO por primera vez, por lo general de una manera tan brusca que nos sorprende hasta a nosotros mismos, como si una voz interna salida de nuestro interior lo pronunciase sin que nosotros podamos controlarlo. Ahí es cuando el otro se queda en pelotas, desprevenido, en jaque, sin siquiera el atrevimiento de enojarse con uno.

Ahí es cuando el respeto se impone y se dice “Para loco, esta vez NO”…