“Un medio para un fin”

Me lo dijo una amiga y en breves palabras es la mejor síntesis que tuve hasta ahora acerca de lo relativamente desagradable y “obligatorio” que tengo que vivir. Tratar de dejar todo donde corresponde, si, fácil de decirlo pero no de hacerlo, pero mi cajonera de problemas está llena y solo deseo que con el último el cajón se atasque y no se pueda abrir más, dejando toda la mierda en su interior.

“Un medio para un fin” simplifica las cosas, las descontractura. Una premisa más relajada y menos pretenciosa que todas las demás (al menos no me involucra de forma directa)

Un medio para un fin que quizás no era el indicado. Si, seguramente sea eso…

Anuncios

Las luces se encienden de a poco, con dificultad la mayoría de las veces. Como si de una vela en medio de un huracán se tratase.

Las luces se encienden de a poco y vos las abrigás con tus manos para que no se apaguen las llamas.

La calidez se propaga lentamente, tratando de no evocar algún descuido (llámese palabra, llámense acto). Se crea el ambiente, y un extraño misticismo nos envuelve.

La hoguera se enciende finalmente, y cuando intentamos danzar alrededor del fuego… cae la nieve.