¿Cuánto tiempo debe pasar para transformar un capricho en deseo real?

¿Cuánto tiempo para que mirarte no sea un espejismo, para que no quemes cuando te abrace?

¿Cuántas versiones de mí misma debo intentar para que elijas una y la adores para siempre?

¿Cuántas veces tengo que decirte que no te quiero para que la psicología inversa te imante a mis manos?

Cuántas veces, me pregunto, y me respondo con un mantra agónico que nunca acaba de perecer:  ¨Mientras viva, por siempre…¨

Anuncios

COMENTARIOS

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s